Esto es Infibagué, un instituto con sentido humano